Nativos Digitales y Migrantes Digitales

Se denomina nativo digital u homo sapiens digital a todos aquellos nacidos durante o con posterioridad a las décadas de los 80 y los 90 del siglo XX, es decir, cuando ya existía la tecnología digital. Por contra, también ha sido acuñado el término inmigrante digital, haciendo referencia a todo aquel nacido antes de los años 80 y que ha experimentado todo el proceso de cambio de la tecnología.1
La tecnología digital comenzó a desarrollarse con fuerza en 1978, por lo tanto, se considera que los que nacieron después de 1979 y tuvieron a su alcance (en el hogar y/o en establecimientos de estudio y de recreación) computadoras y celulares, pueden considerarse nativos digitales, y un ejemplo de esto son los niños y los jóvenes que toman un celular o un ipad o un computador, y lo saben controlar bastante bien.
Este término fue acuñado por Marc Prensky 2 , autor del libro “Enseñanza nativos digitales”. Marc Prensky es conocido por ser el inventor y divulgador de los términos nativos digitales e inmigrantes digitales, los que aparecieron por primera vez en su libro Inmigrantes Digitales 3 dado a difusión en el año 2001. El uso de la palabra nativo surge a partir de que estos podrían ser considerados como habitantes de otro país, ya que entre otras cosas pareciera que han forjado su propio idioma.
A fines del 2001, Lorenzo Vilches 4 reflexionó sobre los cambios sociales que experimentaban los usuarios en el campo de la televisión, debido al proceso de migración digital, lo que también suponía el desplazamiento hacia un mundo altamente tecnificado, con una nueva economía creada por las tecnologías del conocimiento, y donde el cambio fundamental es el manejo de la información. En este contexto, Vilches destacaba que en la migración digital el mundo no se divide entre ricos y pobres, sino entre los que están informados y aquellos que han quedado fuera de estas tecnologías.
Para Vilches, la aparición de las nuevas tecnologías, junto con la internacionalización de los mercados, ha provocado una serie de migraciones que afectan a distintos ámbitos: (A) al imaginario tecnológico, ya que la convergencia aflora nuevos y antiguos mitos en las narraciones y contenidos de los medios; (B) al lenguaje y al mercado cultural, donde se promueve el debate sobre la cultura de los nuevos medios y su dependencia de las exigencias comerciales; (C) a las nuevas formas narrativas; (D) a las conductas de los usuarios, que gracias a la interactividad se convierten en manipuladores de contenidos; y, (E) por último, a la forma de conocer, archivar, y encontrar las imágenes que produce la sociedad.5
Las tecnologías digitales en todas sus dimensiones, pero fundamentalmente en su dimensión lingüística, con conversaciones en las que se gestan nuevos mundos de innovación (Flores, 1988) generan ellas nuevos desafíos, y/o inventan nuevos formatos, y obligan a rediseñar los procesos educativos.

BREVE HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

Para ser más precisos, esta es una síntesis de los movimientos educativos estructurales del siglo XX antes que una historia apuntada en su sentido general. Como en todo trabajo breve, deben sacrificarse datos particulares, a veces de importancia, en beneficio de la comprensión global. No obstante, ausencias a cuestas, el material resulta interesante como panorámica bastante fiel de los primeros setenta años de la centuria pasada.
Una historia de la educación, cuya versión moderna iniciara la concepción acerca de que “el niño no es un hombre en miniatura”, de Rousseau, que hoy seguimos escribiendo a cada instante y, seguramente, con mayor necesidad y urgencia que aquellas vividas en un mundo no tan lejano. Igualmente, por más apretada que sea una línea de sucesos en el tiempo, no puede excluir hoy a Japón, y si aquí ocurre es porque toda historia es también una cadena de omisiones. Esa cultura que apostó más a la construcción de escuelas que al pan deberá ser tenida en cuenta para futuras sinopsis de los fenómenos educativos mundiales.
Nuestra tarea ha sido realizada directamente con el original, hemos efectuado correcciones tipográficas y unos pocos cambios en elementos sintácticos menores. Vimos pertinente, además, el completar esta producción con fechas, nombres y tablas.

El siglo XX constituye un verdadero movimiento reformador de la pedagogía, cuya tendencia consiste en darle a la educación un carácter activo. La educación innovadora adquiere la profundidad de su significado y, además, se desarrolla en forma de tendencias generales. Como precursores merecen citarse a Nietzsche, Stanley Hall, William James, Berson, etc., aunque el verdadero iniciador de la “educación nueva” fue Jean-Jacques Rousseau. No obstante, la historia de esta educación, sus experiencias, sus éxitos y sus fracasos, aún está por escribirse, como obra especial. Con Rousseau y Tolstoi se constituye lo esencial de la “educación nueva”. Para algunos esta educación se basa fundamentalmente, en la psicología del niño; pero, cabe recordar que la educación anterior no ignoró sistemáticamente los caracteres propios de la mentalidad del mismo, es decir, la psicología de éste, aunque en general era empírica y sin pretender el nombre de ciencia; más aún, no se llegaba a establecer que la mentalidad del niño difiere de la del adulto. Se acepta como una psicología que no tiene nada de científica, que sólo es empirismo, aunque las tareas pedagógicas tuvieron en cuenta la psicología infantil en distintas épocas. Lo cierto es que la psicología del niño surgida del empirismo se ha elevado a la categoría de ciencia y beneficia sin duda alguna, a la pedagogía, porque mejora sus métodos y técnicas. Este beneficio se extiende no sólo a la nueva pedagogía sino a toda la pedagogía, según argumentan los defensores de la pedagogía de otras épocas. Además, que la pedagogía progresa sin interrupción a medida que progresa la psicología y, como consecuencia, no existe tal educación y pedagogía del niño. Por otra parte, sostienen que en Comenio (gran pedagogo checo, Jan Amos Komenský, Comenio, 1592-1670) se encuentra la casi totalidad de lo que existe en la educación nueva, más aún, dicen que es el educador quien debe estar siempre dispuesto a valorar lo que le enseña la psicología del niño y que, sin subordinarse a los conocimientos psicológicos, se sirva de ellos para mejorar y cambiar los métodos. Sin embargo, los defensores de la “educación nueva”, sostienen que este conocimiento de la psicología infantil es incompleto, más, es un conocimiento empírico, consecuencia de observaciones, muchas veces repetidas y verificadas, transmitidas y enriquecidas, de una a otra generación. Pero no es psicología infantil; más, es necesario saber hasta qué punto y cómo debe ser utilizada la psicología por la pedagogía. La educación y pedagogía nueva se diferencian de las anteriores porque utiliza una pedagogía nueva, actualizada. La “educación nueva” no se limita a la escuela y a la familia, sino que se ha convertido en un acontecimiento social; constituye una actitud nueva frente al niño, de aceptar a éste como es, como reconocimiento del valor del mismo, como edad o período necesario en el desarrollo del hombre; es convicción de que en el niño existe todo lo que favorece y permite una educación verdadera. La pedagogía siempre se ha servido de los datos de la psicología; pero la psicología del niño no constituye el fundamento único de la “educación nueva”, sino uno de sus valores y de sus recursos. Lo importante es conocer al niño, que es el ser natural por excelencia. En el siglo XX se afianza el aporte de la ciencia a la corriente filosófica de la pedagogía, mediante la pedagogía experimental y la psicología del niño.
Rousseau no fue un psicólogo ni lo fueron sus discípulos; tampoco lo fue Pestalozzi, motivos por los cuales no se emprendían estudios sistemáticos de la psicología del niño. La pedagogía experimental no podía crearse mientras la pedagogía estuviese en manos de educadores. Y fue Binet el fundador de la pedagogía experimental. El educador no puede ser actor y observador de su propia acción; no dispone de todos los elementos necesarios para medir, exactamente, los resultados generales y qué parte corresponde a los alumnos, a la acción del maestro y a los métodos y técnicas empleados. Con Binet (1857-1911) entra por primera vez la ciencia y la medición en la pedagogía. Con la obra de Binet se han desarrollado dos tipos de investigaciones, que son, la psicología del niño y la pedagogía experimental. Los psicólogos de la niñez de Binet a Piaget (1896-1980) y otros, además, numerosos científicos, usaron el cuestionario, la experiencia clínica, con ayuda de tests. De los numerosos trabajos realizados en esta forma, se ha llegado a uno de los principios Roussonianos, que también lo es de la “educación nueva”, o sea, que el niño no es un hombre en miniatura, sino un ser propio, sui-géneris, distinto del adulto, con formas de pensar y de sentir que le son propias, tales, que no es posible caracterizarlo con legitimidad por deducciones obtenidas de la psicología general. Piaget puede ser considerado como uno de los defensores de la educación nueva.
La corriente Roussoniana de la nueva educación, continuada por Tolstoi, tiene como primer principio el respeto de la infancia, porque ella tiene en sí misma un valor y, también, la posibilidad de su desarrollo hasta su perfeccionamiento. Este desarrollo sólo puede efectuarse en el seno de la naturaleza, por ser el único que conviene al niño, donde puede actuar con libertad y donde no se encontrará solo.
Corriente filosófico-pedagógica; Dewey, Froebel y otros. Para Dewey, toda actividad educativa está determinada por el interés. La noción del interés domina toda la pedagogía de Dewey. Froebel sostiene que existe un centro de interés alrededor del cual gravitan todas las búsquedas, las encuestas, los trabajos a que obliga su natural desarrollo.
La corriente científica de la educación nueva se pone de manifiesto con los aportes de la ciencia, o sea, con la pedagogía experimental y con la psicología del niño. Estas corrientes, de una u otra forma se encuentran en los métodos de la educación nueva y, especialmente, en los dos grandes métodos pedagógicos de Decroly y Montessori.

La educación nueva o educación activa

Constituye un conjunto de movimientos dirigidos a perfeccionar y dar más vida a la educación existente. John Dewey es uno de los más destacados representantes de este tipo de educación. A pesar de ser una realidad o un producto del siglo XX, esta educación tiene sus antecedentes históricos, entre los que pueden citarse, como los más lejanos, al Renacimiento y al Humanismo de los siglos XV y XVI, que presentan un movimiento innovador de la educación, en oposición a la educación de la Edad Media. El movimiento Humanista se caracteriza por el sentido de libertad, crítica, investigación, individualidad y razonamiento, Jean-Jacques Rousseau es el verdadero precursor de la escuela activa, siendo también Pestalozzi uno de sus más destacados representantes. Froebel, como continuador de Pestalozzi, es otro gran precursor de esta educación. Más tarde aparecen otros representantes, entre ellos Tomás Arnoldt, Horacio Mann, Sarmiento y otros.
En realidad pueden considerarse distintos períodos en el desarrollo de la educación nueva y entre ellos pueden citarse:

El de 1889-1900, o sea el de la creación de las primeras escuelas de la Educación Nueva en Europa y América.
De 1900 a 1908, representado por la formación de las nuevas ideas pedagógicas, destacándose la publicación de John Dewey, “La escuela y la Sociedad”; la escuela de Georg Michael Kerschensteiner (1854–1932), estimada como primera concepción de la escuela activa en Europa.
De 1908 a 1918. Se refiere a la creación y publicación de los primeros métodos activos, (Montessori, Decroly, Plan Dalton, Winnetka y bases del método de proyectos, etc.).
A partir de 1919. Comprende la difusión, confirmación y oficialización de las ideas y métodos de la educación nueva, que se extiende hasta nuestros días, con las modificaciones introducidas por pedagogos, científicos, etc.
Las ideas básicas de la educación activa, son las siguientes: La idea de la actividad y del interés. La idea de la vitalidad y espontaneidad. La idea de libertad y de autonomía. La idea de la individualidad. La idea de la colectividad y globalización.
Los métodos de la educación nueva son los siguientes: Método de Montessori – De Mackinder – Plan Dalton. Estos son de trabajo individual. Método Decroly – Sistema de Winnetka – Plan Howard. Estos son de trabajo individual colectivo. Método de Proyectos – De Enseñanza sintética – Técnica de Frinet. Estos son de trabajo colectivo. Método de equipos – De Cousinet – Plan Jena. Estos son de trabajo por grupos.
Además puede agregarse los métodos de carácter social; cooperativas escolares; autonomía de los alumnos; comunidad escolar [2].
En las últimas décadas del siglo actual se ha producido una verdadera revolución en el sistema educativo en los distintos países, ante dos fuerzas sociales poderosas íntimamente relacionadas entre sí, que son, la urbanización y la industrialización, que motivan sistemas educativos actualizados. La educación se encuentra considerablemente implicada en estos cambios. Por lo tanto, ella es una fuerza social que actúa con los cambios sociales y, al mismo tiempo, aplicada a cambiar la misma sociedad donde actúa. La motividad social depende, en gran parte, de la educación; más aún, ésta no sólo debe adaptarse a la niñez de acuerdo con sus antecedentes, sino que también debe ayudarla a cambiar de status, a trasladarla de una clase social a otra, de un cambio social a otro.
La educación debe desempeñar una importante función en todo intento deliberado de promover la integración social. A tal efecto deberá satisfacer oportunidades culturales, científicas y sociales. Sin duda, en la actualidad, la educación y la pedagogía se orientan hacia los valores integrales del hombre con fundamentos científicos, hacia valores comunitarios, realidad formativa, práctica, objetiva, donde el educando actúe con libertad, bien orientado, para formar su personalidad integral, en un ambiente adaptado.

La pedagogía del siglo actual

No obstante los numerosos trabajos y teorías sobre la pedagogía de siglos anteriores al actual, es en éste cuando se la defiende y acepta como una ciencia sin dependencia o autónoma, en las ciencias espirituales. Este surgimiento de la pedagogía contemporánea puede considerarse como una reacción contra la concepción que imperó en el siglo XIX. Al comenzar el siglo actual se producen movimientos pedagógicos, principalmente, los de Dewey, quien pretendió darle a la educación y a la pedagogía un sentido activo y vital; el de Paul Natorp (1854-1924), quien estableció que el hombre sólo se hace hombre mediante la sociedad humana; aspira a renovar la concepción social de la educación y de la pedagogía. Ésta se dirige, para Natorp, a la totalidad del hombre, razón por la cual debe acudir a la totalidad de las ciencias. La pedagogía social significa que la educación del ser humano está socialmente condicionada; el de Ellen Key (1849-1926), defiende la vida infantil. Para Key, la educación consiste en dejar que la naturaleza actúe lenta y tranquilamente sobre el alma del niño, y en tratar sólo que las circunstancias del ambiente apoyen el trabajo de la naturaleza, es decir, la educación debe procurar desarrollar la naturaleza individual y la independencia personal.
Las consideraciones precedentes constituyen las tendencias del siglo XX, de la educación y de la pedagogía, las que se denominan, vital-práctica (Dewey); social (Natorp); e individual (Key). A éstas pueden agregarse, la psicología pedagógica (Binet), o aplicación de la psicología a la educación. La pedagógico-filosófica (de Spranger, Litt). No obstante, la educación en su realidad, ha ido experimentando cambios con las presentaciones de éstas y de otras teorías, fundamentalmente, en sus valores cualitativos y técnicos. Como consecuencia, surge la escuela nueva, también llamada “Escuela Activa”. Todas las concepciones pueden reducirse a dos fundamentales de la educación, o sean, la de carácter subjetivo individual, que acuerda valor a la vida y al desarrollo de todo lo vital del educando; la objetiva ultrapersonal, que valora a la educación por sus fines trascendentes, sociales. No obstante las apreciaciones precedentes se debe llegar a la conclusión que no hay más que una sola pedagogía cuyo objeto es el estudio científico de la educación y, todas las teorías son solamente aspectos de esta única pedagogía. Se ha dicho, con anterioridad, que Herbart es el fundador de la pedagogía científica.

LEY DE MEDIOS

Se ha repetido: sin maíz no hay país. Otros han dicho: sin cultura y educación no hay nación. Ahora enfocamos el papel decisivo que juegan los medios masivos de comunicación como formadores de opinión pública y, más profundamente, como aspecto absolutamente esencial de la educación y la cultura de la amplia sociedad.

En este campo, como sabe la mayoría de compatriotas, México se encuentra en la miseria, en un plano de gran vergüenza. La calidad de nuestras comunicaciones, me refiero sobre todo a la sustancia de la comunicación masiva que recibimos, en prácticamente todas las materias y las 24 horas del día, resulta un tremendo agravio para la inteligencia, el buen gusto e inclusive la moral de los receptores. Por supuesto que no es la excepción ni el único país: los medios de comunicación y su contenido (el mensajero y el mensaje: Marshall McLuhan, y en sus propios términos: el medio es el mensaje) han sido devorados por las leyes del mercado, por el negocio y el afán de lucro, por los números pintados de negro que suponen una acumulación impresionante de riqueza que es escándalo público. Inteligencia, buen gusto y moral barridos del horizonte humano por los medios masivos de comunicación y sus incontenibles afanes de ganancia.

Vivimos la oposición entre una aldea global y una aldea tribal (otra vez MacLuhan), ahora entendida esta última (originada por los medios electrónicos) en su sentido de miseria espiritual, degradación e ignorancia. Y lo anterior, porque somos capaces de imaginar (soñando un poco) lo que sería una sociedad que recibiera en un sentido verdaderamente constructivo, en lo educativo y cultural profundo, las posibilidades abiertas por las recientes revoluciones científica y tecnológica. Causa pena tanto desperdicio y tanta basura que llega a nuestros hogares (con las debidas excepciones), y la abismal distancia entre el potencial existente y la realidad lamentable que vivimos.

Cuando en México se habla del duopolio de la Tv, y más exactamente de un monopolio que se amplía brutalmente (ya contiene además a los cableros de la República), hablamos exactamente de esta situación dramática, que se ha resbalado y dejado arrastrar por ignorancia y/o corrupción rampante, de todos lados, sin que se excluya a los gobiernos que se han sucedido durante décadas.

Uno de los actos más venales fue por ejemplo la privatización de Canal 13 y anexos que ahora forman Tv Azteca, con el ridículo pretexto de que no resultaba indispensable para el gobierno porque de todos modos Televisa difundiría los hechos que le importaban y los defendería llegado el caso.

En perspectiva, no sólo cortedad de miras y aldeanismo, sino seguramente afán de embolsarse algunos millonejos extras. Por eso no deja de resultar admirable que un conjunto de circunstancias ponga en situación de corregir, al menos en parte, el pasado y actual desastre, al haberse unido integrantes de los principales partidos políticos de México y presentar la iniciativa de una nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y de Contenidos Audiovisuales, encabezados por el diputado del PAN Javier Corral, que se propone resolver, en la mejor perspectiva, muchas de las más notorias aberraciones en las más recientes décadas, que son también causa indudable de la descomposición de la República.

La convergencia de legisladores de prácticamente todos los partidos, y también el vergonzoso hecho de la llamada ley Televisa que se aprobó en 2006 como en un albazo, y que posteriormente fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte en un buen número de aspectos, entre otros por los privilegios ilegales que concedía al duopolio, son algunas de las causas de esta nueva iniciativa.

No hay lugar para hablar de los abundantes aspectos positivos que entraña: fomentar la competencia, la diversidad entre los prestadores de servicio, apoyar fuertemente a la educación, a la salud, a la cultura y a la seguridad pública, fortalecer el derecho a la libre expresión de las ideas, ampliar la cobertura de los medios a la población de escasos recursos y a los pueblos indígenas, garantizar el derecho de réplica ciudadana, etcétera. Se establece la rectoría del Estado en materia del espectro radioeléctrico y las posiciones de órbitas satelitales asignadas al país, siendo tal dominio inalienable e imprescriptible. El Estado podrá permitir su aprovechamiento y explotación bajo las modalidades que establece esta ley.

La iniciativa en cuestión contiene una excepcional promesa de futuro que no puede desaprovecharse. Por supuesto, existen ya observaciones válidas que los legisladores deberán tomar en cuenta: como muy importante señalaré la de Porfirio Muñoz Ledo, quien ve la necesidad de refomar al mismo tiempo varios artículos constitucionales que darían a la nueva ley, y a los medios masivos de comunicación, una fundamentación y un alcance mucho más sólido que el actual, incluso con la nueva ley. Y otras que proponen profundizar la participación ciudadana en el manejo de los medios (contenidos y otorgamiento de permisos), no a través de un órgano descentralizado del poder Ejecutivo, como propone la iniciativa, sino de un organismo plenamente autónomo. En todo caso hay enormes avances, pero ojalá los legisladores sean más radicales, como ya han sido en otros países (por ejemplo en Argentina).

Recordemos todavía la frase de Karl Popper: o el Estado regula efectivamente a las televisoras o éstas aniquilarán nuestras democracias.

BITACORA MYNTE

¿QUÉ PASO?
En la clase la maestra nos pidió que formáramos equipos con los cuales elaboraríamos una proyección hablando sobre los MYNTES APLICADOS A LA EDUCACIÓN, este trabajo lo teníamos que realizar con nuestra propia voz, lo cual se me hizo muy interesante, repartió los temas. Y nos pusimos a trabajar en el el proyecto.
Ella nos explico claramente todo lo que se tenia que hacer. En el salon si hubo un poco de desoerden porque era la primera vez que haciamos un trabajo de este tipo.
Hubo mucho frio porque el clima estaba a todo lo que daba y no había control para apagarlo, hice nuvos amigos y conocí a chicos que no había visto antes.

¿QUÉ SENTÍ?
Al principio me sentí un tanto confundida porque nunca había hecho algo parecido a esto, la verdad no sabía no como se hacía, pero pues bueno me dije, para eso estamos aquí para aprender.
Después de que la maestra explico como quería el trabajo y disipo mis dudas, me sentí mas tranquila y con mucho entusiasmo por grabarme y hacer un buen trabajo.

¿QUÉ APRENDÍ?
Aprendí a realizar una exposición aun mas dinámica como fue en este caso la proyección con nuestra propia voz, me costo un poco de trabajo ero al final el trabajo quedo.